El Atlético no supo rematar al Madrid

25 02 2007

Mucho se venía hablando del derby entre Real Madrid y Atlético, y la verdad es que no defraudó. Ninguno de los dos equipos está mostrando un fútbol brillante en esta Liga, pero los dos están en los primeros puestos de la clasificación.

El Real Madrid llegaba reforzado al Calderón, después de la victoria ante el Bayern de Munich, pero también muy cansado y con muchas bajas. El Atlético llegaba con muchas dudas, y sabedor de la importancia de este partido.

Así pues, el equipo del Manzanares comenzó el partido con un ritmo alto, y ahogando al centro del campo blanco. La clave era no dejar jugar a Guti y a Gago, y aprovechar el bajón físico de Emerson. Rápidamente se hicieron dueños del partido, y empezaron a rondar las inmediaciones de Casillas. Torres, al cuarto de hora, consiguió acabar con su maleficio, y adelantó a su equipo en el marcador.

El Madrid no conseguía centrarse, y aguantaba las acometidas rojiblancas como podía. Poco después, el arbitro les echó una mano, y anuló el tanto que hubiera supuesto la sentencia. No existió falta alguna de Perea, pero el árbitro así lo entendió.

Helguera y Cannavaro no podían con la velocidad y la verticalidad de Torres y Agüero, Guti y Gago se encontraban perdidos en un centro del campo de color rojiblanco, y Reyes, Huguaín y Raúl hacían lo que podían.

El conjunto blanco se fue al descanso con la sensación de ser muy inferior en juego, pero con la esperanza de marcar. A pesar del poco juego mostrado, había gozado de un par de ocasiones claras, sobre todo el mano a mano de Cannavaro con Leo Franco.

En la segunda parte el Atlético siguió atacando en busca del tanto definitivo, pero entre Casillas y la fortuna repelían una tras una las ocasiones. No es que los blancos no lucharan, el problema es que el Atlético era muy superior en todos los aspectos.

Capello decidió quitar a Gago y a Reyes, y dio entrada a Cassano y a Diarra. Parecía que Capello terminaba de suicidarse, pero la entrada de ambos jugadores supuso acierto. El maliense ayudó de gran manera a sus compañeros, y aguantó bien la presión atlética. Cassano no entró demasiado en juego, pero fue determinante en el resultado final. Cuando todo parecía decantarse del lado rojiblanco, el italiano se inventó un pase de la nada, y permitió un uno contra uno a Higuaín. El argentino no dudó, y cruzó la pelota al palo largo, consiguiendo así el empate definitivo.

Un jarro de agua fría para el Atléti, que vio como se le escapaba un triunfo que parecía tener controlado. Casillas volvió a erigirse como el mejor de los blancos, mientras que Cannavaro tuvo que irse antes de tiempo a la caseta.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: