Géneros periodísticos (II). La crónica

12 04 2007

La Crónica.

La crónica deportiva es el género donde el lenguaje del deporte adquiere toda su grandeza. Toda crónica deportiva engloba cuatro apartados, perfectamente integrados entre si: tipografía, titulares, entradilla y texto. Todos ellos participan en el relato del acontecimiento deportivo. El periodista, al tiempo que cuenta lo ocurrido, valora todo el desarrollo del juego, desde la actuación y actitud de los participantes, pasando por las estrategias seguidas, así como la actuación de los jueces. Podemos decir que la crónica es  una unión del relato con la interpretación y valoración.

Podemos decir que la crónica parte de una noticia,  que se valora y explica dentro de un contexto determinado. Como dice Hernández Alonso (2003, Pág. 45) “la crónica viene  a ser una noticia comentada, con algunos elementos propios del reportaje. La valoración surge gracias al distanciamiento temporal entre los hechos a narrar y su publicación, aunque, en la prensa deportiva se cuenta con poco tiempo”.

Las crónicas deportivas tienen unas circunstancias determinantes como son:

La rapidez con la que se ha de hacer, muchas veces cercana al cierre de la edición

La importancia del deporte y de los deportistas relatados es un aspecto muy importante, ya que más elocuente y retórico será el relato

El resultado favorable o desfavorable, también modifica los medios, cuando se relata un triunfo se utilizan una gran cantidad de figuras literarias, hay alabanzas…etc, en caso de derrota se acentúa la crítica, el ritmo…etc.

El regionalismo del periódico influye en la tendencia de la crónica…etc.

Lo que toda crónica ha de lograr es mantener la tensión a lo largo de todo el relato, que la persona que la lea no pare hasta acabarla. Una crónica que no consiga esto será despreciada rápidamente por el lector.

El periodista debe ser creativo a la hora de realizar su producto, debe tener en cuenta tanto la coherencia como la cohesión, gracias a esto la crónica se distingue de otros textos. Debe buscar una reacción en el lector, para ello puede utilizar como estrategia el uso de oraciones interrogativas, de manera que despierte en el lector determinados sentimientos, en otras ocasiones puede utilizar oraciones imperativas, exclamativas…etc.

En la crónica deportiva el referente principal aparece en el titular o el prólogo: el resultado, un jugador, una circunstancia…, entorno a este caminan el resto de los referentes, a los que asiste el periodista  empleando de forma variada gran cantidad de sinónimos.

Como he dicho anteriormente, la crónica deportiva puede dividirse en cuatro apartados, analizaremos la importancia de los titulares, la entradilla y el cuerpo.

– Titular: Los títulos son la base en la lectura de cualquier crónica, y representan el punto de partida. No es raro encontrar especialistas en esta materia, ya que es muy importante acertar con el titular. Esta importancia se debe principalmente a los métodos de lectura del diario, unos sólo se quedarán con el titular ya que no leerán el resto de la información, otros sólo leerán aquello que les llame la atención y muy pocos prestarán atención a la mayoría de las noticias, por lo tanto si queremos que nuestra crónica sea leída, debemos acertar con el titular.

Un titular debe ser atractivo, original, llamativo, sorprendente, fascinante…etc, pues la persuasión se puede lograr por medio de argumentos, pero también facilitando los impulsos y emociones.

– Entradilla: La entradilla se asemeja mucho en todas las crónicas, y se distingue por su valor, ya que en esta se conjuga la tipografía, cada día mejor diseñada, y el tipo de lengua requerida. La misión de la entradilla es recoger, resumidos, los interrogantes de la crónica, lo primero que busca el lector: resultado, alineación, árbitro, público…etc.

La letra será de un tamaño inferior, pero resaltada por una tinta más oscura. Predominan las enumeraciones, oraciones cortas y simples, palabras seccionadas, aclaraciones…etc. El periodista debe mostrarse impersonal y no expresar nada de su propia valoración.

Debe separarse de la crónica además de por el tamaño de la letra, por un espacio en blanco o por la firma del periodista, para que no sea confundida con el cuerpo de la crónica. La extensión varía dependiendo del interés del espectáculo o del público.

Cuerpo: El desarrollo suele ser bastante amplio y minucioso. El periodista se ciñe a la realidad de lo sucedido, busca encontrar la tensión adecuada para el relato y transmitir, a través del texto, los detalles del acontecimiento, los más visualmente posible. Unas ocasiones prefiere estar a parte de la narración y que sea el lector el que vaya sacando sus conclusiones, y otras veces prefiere ir adelantando los pensamientos al lector.

La conclusión debe ser la parte más creativa de la crónica, donde el periodista se sienta más libre, con la posibilidad de incluir elementos nuevos. Predomina la subjetividad, la valoración, con un tipo de lengua cargado de originalidad, y repleto de recursos. En ocasiones se recurre al pasado o al futuro, con el fin de explicar el presente. La conclusión es muy importante para cerrar una crónica, por eso no debe cortarse por problemas de espacio.

En conclusión, la crónica deportiva es un relato cerrado, estructurado y ordenado, en el que se entremezclan dos técnicas básicas: narración y argumentación. Con la primera, el periodista informa, cuenta lo sucedido; con la segunda, valora, enjuicia.

 

 

 


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: