Gran acierto blanco

14 01 2008

La renovación de Van Nistelrooy ha sido un gran acierto por parte del Real Madrid. Cierto es que la actual directiva ha tenido fallos considerables en lo que lleva de mandato, pero uno de los grandes aciertos ha sido el fichaje y la continuidad del holandés.

Van the Man llegó al club merengue de puntillas, con una edad considerable para este puesto  y con muchas dudas sobre su rendimiento y,  sin duda, ha sido uno de los mejores fichajes de la era Calderón.

Hace unos días leía en Marca que el ‘orange’ fue una apuesta personal de Mijatovic. Capello no sugirió en ningún momento al actual delantero madridista, es más, dio una lista de jugadores entre los que destacaba el sueco Ibrahimovic, pero al final tuvo que ‘conformarse’ con Van Nistelrooy. Un ‘sustituto’ que no le dio mal resultado. Uno de los factores más determinantes para que  el conjunto blanco se hiciera con el título fue su aportación de cara a portería. Tras un comienzo titubeante, el holandés se convirtió en el máximo goleador del campeonato y marcó en los partidos más decisivos.

Pero no sólo debemos quedarnos con su faceta goleadora. Este tipo, que tantas vueltas ha dado por el mundo del fútbol, que tantos goles ha marcado y que tan buen rendimiento ha ofrecido en todos los clubes donde ha estado, es un jugador humilde y compañero.  Eso seguro que lo ha agradecido el vestuario blanco. Un vestuario harto de estrellas y de egoísmos.

El comienzo de esta temporada ha sido igual o incluso mejor. No sólo está entre los máximos goleadores. Este año, además de llevar grandes registros, está siendo mucho más participativo en el juego del equipo. Puede que el esquema de Capello no se lo permitiera. En muchos partidos tenía que bregar él solo para tener una oportunidad de batir al portero. Esta temporada es diferente, y eso le permite dar asistencias, ayudar en defensa…etc.

En definitiva, una gran noticia para el madridismo y para el fútbol en general. Este jugador puede ofrecer mucho y seguro que el Madrid sabrá aprovecharlo.