Orígenes de los grupos ultras (II)

20 01 2007

Hooligans y Tiffosis, inspiración para los ultras españoles.

En España los grupos pioneros del movimiento Ultra los encontramos en Madrid, Barcelona, Bilbao, Gijón, Cádiz y Sevilla. Los jóvenes ven en estos grupos una forma de expresarse libremente, sin necesidad de adultos que los controlen. Pueden ir al campo con amigos o compañeros, y hacer todo aquello que les venga en gana.

La influencia de los hooligans ingleses y los tiffosis italianos es bastante grande. Los métodos de animación y el colorido llaman la atención de muchos jóvenes españoles, y tratarán de imitar lo que se hace en los campos españoles. Los primeros en plasmar esta influencia son los integrantes de la peña Rubén Cano (precedente del Frente Atlético). No sólo realizan cánticos o tifos, también copian la indumentaria paramilitar de los grupos europeos.

Carles Viñas, indica que la influencia de italianos e ingleses se produce en la década de los ochenta. La celebración del mundial en España será el punto de partida de muchos grupos ultras en nuestro país.

Muchos jóvenes están hartos del ambiente de las peñas, y ven en este tipo de grupos una salida, una forma diferente de asistir a los partidos. El ambiente de estas peñas es más de encuentro entre amigos que de animación. Esta es la razón por la que muchos jóvenes empiezan a separarse de estas asociaciones y forman grupos como Ultras Sur, Frente Atlético, Boixos Nois…etc.

Desde el comienzo, muchos de estos grupos están relacionados con la política y la violencia. Ya en sus comienzos Ultras Sur (ex miembros de la peña Las Banderas) era un grupo violento que buscaba el enfrentamiento con la afición rival o el Frente Atlético tenía entre sus miembros a militantes de la organización falangista “Frente de la juventud”.

Es curioso que en un principio estos dos grupos fueran amigos, esta amistad estaba relacionada con la coincidencia de ideología. Se les podía ver juntos en manifestaciones, en encuentros que jugasen sus equipos contra vascos o catalanes…etc, con el fin de crear escándalos y propagar sus ideales. Actualmente estos grupos son considerados rivales, pero como veremos más adelante, una vez dejan de actuar como ultras de estos equipos tienen relación en actos o reuniones de extremaderecha.

Poco a poco fueron surgiendo otros grupos como los Biris, Ultra Boys, Brigadas Blanquiazules…etc, pero los dos grupos pioneros fueron Ultrassur y Boixos Nois en 1981. Una vez celebrado el mundial de España se produce el impulso final de este fenómeno, los grupos que existían terminan consolidándose, y se produce el nacimiento de nuevos grupos. Empiezan a formarse peñas radicales de diferente ideología en todas las categorías de nuestro fútbol profesional. El grupo que más repercusión tiene y más actos violentos acomete es Ultras Sur.

Más adelante comprobaremos como los primeros radicales en exponer temas políticos en los estadios son los seguidores de los equipos catalanes y vascos, una vez que se instaura la democracia en España. Está cuestión está relacionada con la represión de sus nacionalismos en la época franquista. En torno al año 1988 se produce la inclusión de miembros nacionalsocialistas en los grupos.

En torno al año 2000 muchas de estas bandas entran en crisis, los miembros más viejos abandonan, no se produce una renovación de sus miembros, los clubes remodelan sus estadios…etc. Muchos de estos grupos se vienen abajo. La llegada de Internet hace resurgir a muchas de estas peñas que de esta manera consiguen enganchar a más gente, informar de actividades, vender material…etc. De esta manera toda aquella persona que quiera formar parte del grupo o estar informada de sus actividades, sólo tiene que entrar en la Web. Esta innovación también les permite estar en contacto con otras peñas de ideas afines.

Quiero dejar claro, que a pesar de referirme en su mayoría a grupos vinculados con la extrema-derecha, existen muchos grupos en nuestro país de ideas contrarias que realizan actividades similares. Estos colectivos son igualmente peligrosos, y no vacilan en provocar altercados. Así lo afirma Antonio Salas en Web.

“Conviví con los brigadistas, y también con los radicales de su hinchada hermana, los “Ultrassur”, pero también conocí a otros violentos de “Ligallo”, del “Frente Atlético”, de los “Biris”, “Celtarras”, “Infierno Ferrolano”, “Indar Gorri”, “Riazor Blues” y un largo etc. Todos ellos, enfrentados en la forma, son iguales en el fondo. Unos politizando las gradas del estadio en pro de la extrema izquierda, y otros a favor de la extrema derecha, utilizan las mismas bengalas, los mismos puños americanos, las mismas navajas y los mismos bates de béisbol, para defender “los sagrados colores” de su equipo.”

Para concluir este apartado, y aunque luego lo desarrolle, quiero dejar claro que estos radicales no serían nada sin el apoyo del club. Conocemos muchos casos en que los equipos regalan entradas, proporcionan salas o trasteros dentro de los estadios a estos grupos. El club ve en estos seguidores un apoyo constante, una forma de dar colorido a su estadio, de meter presión al rival, de animar incesantemente a su equipo…etc. Debería tenerse en cuenta a los clubes cuando se toman medidas para acabar con la violencia, y es que en muchos casos quitan por un lado y les dan por otro.

Anuncios




Orígenes de los grupos ultras (I)

18 01 2007

Para presentar el fenómeno ultra en España es imprescindible referirse a sus raíces e influencias.

La violencia en los recintos deportivos, en concreto en los estadios de fútbol, no es algo nuevo. En el último tercio del siglo XIX podemos encontrar los primeros síntomas en los estadios ingleses. No era una violencia como la actual, consistía principalmente en amedrentar al árbitro. En ocasiones se producían peleas entre bandas o grupos rivales, pero no se trataba de peleas premeditadas u organizadas. Con el paso de los año si se irían produciendo agresiones entre aficiones o incluso sobre los jugadores rivales.

Ya en 1895 las autoridades contabilizan un total de 22 incidencias por desordenes públicos y mal comportamiento en los estadios. Llegaron a producirse enfrentamientos con cuchillos y barras de hierro en los aledaños del campo.

El vandalismo organizado es un fenómeno relativamente moderno, es en la década de los sesenta cuando empieza a manifestarse el “football hooliganism”, que comprende tanto violencia verbal como física. Las razones principales son:

La crisis industrial: Esta crisis afecta a los más jóvenes, quienes se ven de repente sin trabajo y sin ocupación.

Repercusión en los medios: La propaganda que se hace de los enfrentamientos llama la atención a muchos jóvenes, ya que ven en estos grupos la posibilidad de obtener reconocimiento social.

Como veremos a lo largo de este trabajo la repercusión e importancia que se le dan a estos sucesos en los medios de comunicación, conlleva una mayor adhesión a estos grupos.

El punto de inflexión de fenómeno se produce en 1966 cuando Gran Bretaña organiza el mundial de fútbol. Ya en 1965 se había producido un aumento de violencia, pero con la llegada del máximo torneo los incidentes crecerán en gran medida.

En la década de los 70 empezarán a aparecer grupos como los Mods, Teds, Bootboys o Skinheads. Si intrusión en el mundo del deporte no se produce por el gran interés que este despierta entre sus integrantes, sino por la publicidad gratuita que proporcionan los medios a los ultras. Así pues, miembros de estos grupos comienzan a situarse en torno a los diferentes clubes de fútbol.

Podemos situar la entrada de los skiheads como la causa de mayor evolución de este fenómeno en el Reino Unido. En un principio el uso de la simbología nazi estaba más relacionado con la provocación que con la propia ideología nacionalsocialista.

Ya en estos años empiezan a tomarse medidas para intentar erradicar el problema. Se establecen colaboraciones entre los clubes, se aceptan todas las resoluciones arbitrales, y se realizan remodelaciones en los estadios para que todo el público esté sentado. Otra de las medidas que se tomaron fue la prohibición de introducir elementos peligrosos en el estadio, así pues quedaban prohibidas:

Botas de acero

Peines metálicos

Correas de reloj con pinchos

Paraguas con puntas afiladas

Dardos

Spray

Pelotas de golf, billar…etc.

Los primeros sociólogos que tratan este tema ya apuntan la poca importancia que estas personas dan al fútbol, no les interesa el juego, utilizan al fútbol para tener una asociación, para poder expresar sus ideas, para crear enemigos con los que luchar…etc.

Poco a poco empezarán a darse casos similares en otras ciudades europeas, destacando las ciudades italianas. Casos tan graves como el de Heysel hicieron saltar las alarmas, y provocaron el establecimiento de nuevas medidas para afrontar el creciente fenómeno ultra.